lunes, octubre 18, 2021
22.1 C
La Plata

El fiscal pidió 17 años de prisión para Lautaro Teruel, hijo de uno de los músicos de Los Nocheros

Recomendado

Pasadas las nueve de la mañana de este jueves, dieron comienzo los alegatos de las partes en el juicio oral y público seguido contra Lautaro Teruel (hijo de uno de los integrantes del grupo Los Nocheros), Silvio Ezequiel Rodríguez y Gonzalo Isaac Farfán por delitos de abuso sexual.

Por el Ministerio Público interviene el fiscal Federico Obeid, quien fue el primero de las partes en tomar la palabra para su alegato y pidió 17 años de prisión para Teruel, y 8 años para Rodríguez y Farfán por ambas causas acumuladas.

Teruel se encuentra acusado en dos causas diferentes, de las cuales en la primera llegó al juicio imputado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el daño en la salud de la víctima, en concurso ideal con corrupción de menores doblemente agravada por tratarse la víctima de una menor de 13 años y por mediar engaño, en perjuicio de una niña.

En tanto, en otra causa, Lautaro Teruel está acusado, junto a Rodríguez y Farfán, por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas, en perjuicio de una joven que al momento de los hechos tenía 19 años.

Durante el transcurso del juicio, Lautaro Teruel reconoció el abuso en contra de la víctima menor de edad y pidió perdón, pero negó el segundo hecho denunciado, y aseguró que mantuvo relaciones con la víctima de manera consentida.

Por el Ministerio Público interviene el fiscal Federico Obeid, quien fue el primero de las partes en tomar la palabra para su alegato.

Juicio a Lautaro Teruel: los hechos, según el fiscal

Obeid comenzó detallando los hechos de la primera denuncia que fue radicada por la madre de la víctima, menor de edad, el 13 de marzo de 2019. Los abusos habrían tenido lugar en la casa de Teruel, cuando la niña tenía entre 10 y 13 años.

El fiscal estableció cómo fueron las agresiones sexuales y que se dieron cuando el acusado era mayor de edad. Y relató cómo Teruel se encontró con la víctima años después, tras ser denunciado por una red social por otra mujer. Obeid señaló que Teruel trató de convencerla de que no lo denunciara.

Obeid expresó que la víctima “relaciona el hecho con distintas circunstancias que ocurrían con su vida en ese momento”, como por ejemplo haber comenzado “con los cortes en sus brazos y piernas“.

“Tenemos constancia de que esos cortes comenzaron a sus 10 años. Si la menor tenía 10, el acusado habría tenido en ese entonces 21 años”, argumentó el fiscal, para dejar establecida la mayoría de edad del acusado al momento de los hechos.

Acto seguido, mencionó el relato que hizo la víctima sobre los abusos. Contó que el acusado la hacía ir repetidas veces al baño para “jugar con un juguetito”. En esa parte de la casa, dijo, el acusado la obligaba a practicarle sexo oral.

El fiscal señaló que, una de esas veces, la víctima “no quiso ir, pero se sintió con miedo y el acusado repitió el mismo modus operandi“. Y que en otra oportunidad, la víctima dijo que fue porque, pensó, ‘y bueno, total ya sabía para qué era’'”.

Al respecto, el fiscal sentenció: “Esa situación da cuenta de la corrupción de menor agravada y consumada”.

Obeid, luego, hizo referencia al encuentro, producido meses atrás, entre Teruel y la víctima. “La abuela [de la víctima] se muestra quebrada, partida, por ella, su nieta, por la familia Teruel y porque se consideraba un miembro más de la familia [Teruel]. Esta situación hace que el relato de la víctima cobre mayor verosimilitud“, consideró el fiscal.

Enterada de lo ocurrido, lo primero que le pide la abuela a Lautaro es coordinar una reunión con su nieta, sigue el fiscal. “Se coordina y la víctima se ve sorprendida por la presencia de Lautaro. Fue una charla corta. Ahí la abuela sintió que se le desmoronó el mundo. Necesitaba eso para convencerse de que ello hubiera ocurrido”, agregó el fiscal.

También el fiscal hizo mención a unos audios y chats por celular que compartieron Teruel y la víctima cuando ella ya le había dicho que lo denunciaría. En dichos mensajes, el acusado le dijo a la joven: “Por favor te pido, no hagas esto, por favor, pendeja. Me siento como el orto. No me hagas esto, no quiero ir preso. No sobreviviría un día, boluda. Te pido perdón. Dejame que volvamos a hablar, por favor. No sobrevivo ahí. Estoy arrepentido”.

“Te di mi palabra, te lo pido por el amor de Dios. Pensá en todos nosotros. Fue una cosa de pendejos que hice. Estoy muy mal. No sé qué decirte. Por favor, no me hagas esto. No soy esa persona”, le dijo en otro fragmento.

Al finalizar su alegato sobre la primera denuncia, Obeid dejó en claro que hizo “un esfuerzo por verificar cada una de las expresiones del imputado para ver qué puede ser cierto y qué no“.

“Evidentemente, lo único cierto es que abusó sexualmente de la víctima, pero no como él dice, minimizándolo, tratando de que esto sea un abuso sexual simple y que haya sido una sola vez. Porque la víctima dice todo lo contrario y a víctima tiene un daño y una reacción tanto física como psíquica que es compatible con una invasión que impacta en su psiquis”, sentenció.

Dijo además que se encuentra acreditada la existencia material del hecho delictivo y la autoría por parte del acusado. “Voy a solicitar la condena del mismo”, la cual anticipó que será única. La solicitud la dará a conocer después de su alegato referido a la segunda acusación contra Teruel y dos amigos.

La segunda causa es por el abuso sexual de una joven, que lo denunció por haberla violado junto a sus dos amigos imputados, en enero o febrero de 2014, cuando ella tenía 19 años.

Según contó en 2019 por Facebook, la chica había asistido a una fiesta en la que estaban los imputados. Más tarde, mientras estaba alcoholizada, mantuvo relaciones con uno de ellos (Rodríguez), a quien ya conocía. En ese momento, denunció la joven, ingresó a la habitación Teruel desnudo y abusó de ella. Luego, se sumó a la escena Farfán.

Al respecto, el fiscal también relató las declaraciones de la víctimas y de los tres acusados en relación a los hechos. De igual manera, compartió los chats que compartieron Teruel, Rodríguez y Farfán.

Los relatos de los imputados son contradictorios. En ningún momento surge que Teruel se haya quedado sólo en la habitación con la víctima”, expuso el fiscal en una parte de su alegato.

“No queda ninguna duda que de manera espontánea tenían tanto Teruel como Farfán ánimos de accederla. Los tres sabían que estaba alcoholizada“, apuntó.

“No quedan dudas que ella no estaba en condiciones ni de advertir la presencia de Teruel ni de ser accedida bajo esas circunstancias”, agregó.

El fiscal agregó que “los imputados trataban de minimizar” la situación en los audios y que ” todas sus conversaciones están relacionadas a un trío”, cuando en realidad la víctima no había prestado consentimiento.

Además, hizo foco a la pericia psicológica de la joven, la cual dice que “posee capacidad de defender sus ideas, oponerse y criticar” y que “sus recursos defensivos están referidos a represión, evasión y negación; mecanismos de defensa que desarrollan en general las víctimas de abusos sexuales“.

Argumentó que “la psicóloga del CIF consignó en su informe que la segunda víctima sufrió una invasión en su psicosexualidad” y concluyó: “Queda claro que los acusados a lo largo del ejercicio de defensa han tratado de taparse y armar un relato para eximirse de responsabilidad”.

Finalmente, el fiscal pidió una condena conjunta por los dos hechos: 17 años de prisión para Teruel, 8 para Rodríguez y 8 para Farfán.

Juicio a Lautaro Teruel: el proceso

El juicio está a cargo de los jueces de la Sala III del Tribunal del Juicio de Salta, Carolina Sanguedolce, María Gabriela González y Pablo Farah.

Este miércoles se cerró el debate con la declaración de Gonzalo Farfán, quien negó los hechos de los que se lo acusa, y la incorporación de la prueba reunida a lo largo del proceso, tras lo que el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta este jueves.

Por el Ministerio Público interviene el fiscal Federico Obeid, mientras que a la defensa de Teruel la ejerce Juan Casabella Dávalos; Marcos Gorriti y Elina Linares defienden a Farfán; y Pablo del Pino, a Silvio Rodríguez.

En representación de las víctimas se desempeñan como querellantes Liza Medrano, Sebastián y Lucio Flores Giralt.

LGP

- Anuncio -spot_img

Comentar

Ingrese su comentario
Ingrese aquí su nombre

- Anuncio -spot_img
Últimas noticias

Ricardo Rodriguez Coordinador de Centros de Formación Laboral en la Región 20 “Abrir ventanas de Capacitación laboral es la clave”

https://youtu.be/bk_hkH7tRq4 Ricardo Rodriguez es hoy líder referente y coordinador activo de centros de formación de la Región 20 de la...
- Anuncio -spot_img

Más artículos como este

- Advertisement -spot_img